sábado, 8 de noviembre de 2014

¿Por qué nos hacemos viejos? (de verdad) (probablemente)

Si eres una de las, qué se yo, dos personas que lee este blog y el de monifate (SPAM SPAM SPAM) quizás te has parado a pensar hasta qué punto lo que he contado ahí es real. Y la verdad es que probablemente más de lo que creas. Aunque por desgracia no estamos siendo contralados por organismos intergalácticos. Lo siento.

Empecemos hablando de la hipótesis del soma desechable. Según esto, los seres vivos son la hostia de ahorradores siempre se preocupan de no malgastar. Pero al mismo tiempo son compradores inteligentes, y se aseguran de invertir en productos duraderos porque van a hacer mejor servicio.

Traslademos esto al campo biológico. Tenemos un cuerpo con duración limitada, pero los genes son muchísimo más duraderos. Lo lógico es, obviamente, favorecer a los genes. Y a los genes se los favorece mediante la reproducción, porque se crean más copias de ellos y pueden seguir vivos de forma virtualmente infinita como aliens controladores de mentes que son. Vale, esto último es mentira. Pero podría no serlo.

Teniendo en mente esto, lo normal sería hacer caso omiso al mantenimiento del cuerpo siempre y cuando se maximice la descendencia y haya el mayor número viable de descencientes que lleven consigo copias de estos genes. Y ahí es donde radica el quid de la teoría del soma desechable, el mantenimiento del soma (el cuerpo) no es favorecido por la evolución si no aumenta con ello la descendencia (pues son los genes los que perduran mientras nosotros nos podrimos en una fosa poco profunda o nos comen los lobos).

Y es por eso que (probablemente) envejecemos, nuestra función primaria es reproducirnos y dejar descendencia (¿a que esta no la veíais venir?) y la secundaria es sobrevivir… pero solo para dejar descendencia en el futuro, claro. Así que, teniendo recursos limitados, si nuestro cuerpo tiene que elegir entre invertir nuestra energía en reparar daños celulares o mantenernos físicamente aptos para reproducirnos y dejar más descendencia, tened claro que va a elegir lo último. Yo no digo nada, cada cual tiene sus prioridades.

Después hay otra hipótesis que se complementa al soma desechable, que es la de la sombra de selección. Esta, en pocas palabras, postula que aquellas mutaciones que hagan que vivamos más (que nos hagan resistentes a enfermedades que aparecen en la vejez, por ejemplo) no son seleccionadas positivamente en la población porque a partir de una edad las posibilidades de reproducirnos son prácticamente nulas (si no completamente, recordemos la menopausia en humanos), así que la mutación no supone ninguna ventaja en el éxito reproductivo, no se queda fija en la población y no cambia nada.

Sobre si todo esto se da en humanos… Bueno, los estudios con humanos están normalmente llenos de niebla (y esto no es una excepción) pero es posible que así suceda... aunque esa es una historia para otro día. En cualquier caso, si no mueres antes vas a envejecer y no hay nada que puedas hacer para evitarlo. ¡Que tengas un buen día!